21.6 C
La Plata
viernes, marzo 1, 2024

Agostina Biasatti en Segunda Generación: “El mejor consejo que me dio mi abuelo en periodismo es que empezara desde abajo”

Más Noticias

Vive Noticias
Vive Noticiashttps://vive.click
Somos Vive, un multimedios digital con base en Argentina para todo el mundo. Informate, entretenete y disfruta con nosotros. ¡Viví una experiencia diferente!
Segunda Generación – Agostina Biasatti – Corte

Agostina Biasatti es nieta del reconocido presentador de noticias Santo Biasatti. Se crio en Bariloche, pero se mudó a la Ciudad de Buenos Aires a los 18 años para iniciar sus estudios universitarios.

Heredó de su familia la pasión por el periodismo. Es licenciada en comunicación social y locutora. Sus primeros pasos en la profesión los dio de la mano de su abuelo, pero luego inició un camino sola como productora y, años más tarde, se volcó al rubro de espectáculos.

“Mi abuelo tiene una frase muy linda que es: ‘Tu próxima nota más difícil es la siguiente’. Es una frase que siempre me dice y creo que es muy cierta en esta carrera”, expresó.

Agostina de bebé junto a su abuelo Santo. (@agoosbiasatti)

—¿Quién es Agostina Biasatti?

—Es periodista, locutora, productora, tarotista también, con 29 años, criada en Bariloche, en la naturaleza, con una paz increíble, que se mudó de muy chiquita a Buenos Aires a estudiar. Es muy responsable, laburadora, un poco hincha del trabajo y que le gusta mucho lo que hace.

—¿Cuándo decidiste que querías dedicarte al periodismo?

—La verdad se fue dando de a poco, al principio, cuando era muy chica, miré otras opciones, como medicina, pero había algo que me tiraba hacia lo que yo conocía, lo que aprendía cuando venía a visitar a mis abuelos acá. Ellos siempre me llevaron a la tele y a la radio; y de a poco me empecé a dar cuenta de que yo quería hacer lo mismo, en el mismo ambiente de trabajo, que me sentía muy cómoda, me gustaba, me divertía más que nada. De a poquito se fue dando. Me vine a Buenos Aires, estudié Ciencias de la Comunicación y cuando terminé me puse a estudiar locución e hice las dos cosas.

—¿Cómo reaccionó tu familia cuando decidiste venir a Buenos Aires a estudiar Comunicación?

—Cuando tomé la decisión se los conté y creo que en el fondo no les llamó mucho la atención porque toda mi familia se dedica a esto, mi abuelo, mi abuela, mi tío, mi papá. Mi papá se dedicó muchos años a la radio, después se fue para el lado de la comunicación institucional, pero siempre estuvo muy ligado, trabajó muchos años en el periodismo, mi tío también se dedica a la comunicación, se fue para otro lado a ser piloto y volvió. Ahora es productor de televisión, Mi abuela siempre trabajó a la par con mi abuelo que fue su histórica productora, más que nada productora de móvil, y mi abuelo siempre se dedicó al periodismo.

“El consejo de mi abuelo fue: ’empezá desde abajo, de a poquito, hacé tu caminito de hormiga, aunque te cueste más, vas a ir aprendiendo muchísimo”. Crédito: Matías Arbotto.

—¿Cómo describirías a tú abuelo?

— Mi abuelo es Santo Biasatti, periodista, maestro de muchos, eminencia del periodismo. Hermoso. Hermosa persona. No tengo otra descripción para él que esa.

—¿Sentiste alguna vez la presión de llevar el apellido Biasatti al trabajar en los medios?

—Jamás sentí presión con el apellido. Al principio yo me lo creía porque al dedicarme a esto dije:”¿Cómo me van a recibir en el medio?”. Yo siempre conocí desde adentro el medio, pero nunca me había expuesto a una cámara o a un micrófono, sino que siempre estaba atrás de todo y venía de una ciudad muchísimo más tranquila, nada que ver con lo que es acá. La verdad que no lo siento porque al lugar donde vaya siempre me hablan muy bien de mi familia. Cuando me presento hay algunos que ni siquiera hacen la conexión, entonces tampoco tengo esa presión. Cuando me reciben y saben lo hacen con mucho amor y eso me llena muchísimo de orgullo.

—¿Qué era lo que más te sorprendía y gustaba en esa época de acompañar a tu abuelo a la televisión y a la radio?

—Mi Disney siempre fue entrar a un canal de tele y a un estudio de radio. Yo aprendí mucho viendo, me acuerdo de que lo venía a ver a mi abuelo y me sentaba en el control de Telenoche, en ese momento, y los veía a todos trabajando. Lo tomé también como una escuela y empecé a ver qué hacía cada uno, interiorizarme quién era el director, qué hacía el director, qué hacía el del graph, qué hacía el productor, qué hacía el asistente de piso, el asistente de cámara. Era estar en Disney y aprendiendo. Eran las dos cosas y mucho disfrute.

—¿Qué consejo te dio tu abuelo para desempeñar esta profesión?

—El consejo que me dio mi abuelo, junto con mi abuela, fue: “Empezá de abajo, conocé todo lo que es la cocina, lo que es estar en un control, lo que es hacer producción, hacer móvil, conocé lo que es hacer piso”.Hoy viendo para atrás hice todo ese caminito de a poquito, de hormiguita, y tenían mucha razón porque hoy en día podés entender cómo es la tele o la radio desde adentro y desde afuera también. Empezar a aprender las palabras, los movimientos. El consejo fue ese. “Empezá desde abajo, empezá, de a poquito, hacé tu caminito de hormiga aunque te cueste más, te cueste menos, el camino lo vas a ir haciendo y ahí vas a ir aprendiendo muchísimo más”.

Agostina: “Estuve en radio, en tele, en gráfica y ahora que el streaming está a full, todavía no llegué a hacer y creo que es algo que me gustaría aprender”. (@agoosbiasatti)

Agostina viene de una familia de periodistas y mamó desde pequeña esa profesión, viendo el detrás de escena de programas de televisión y de radio. Sin embargo, dar el primer paso propio a nivel profesional no siempre es sencillo aun teniendo los contactos y las herramientas para desarrollarse. Arrancar desde cero era el desafío.

—¿Cuáles son tus referentes dentro del periodismo?

—Fanny Mandelbaum. Trabajé con ella y es una hermosa persona, y muy maestra. Fanny es la tía de todos. Es muy generosa con la gente que recién está empezando, a mí me abrió una puerta enorme, hizo algo que muy pocos periodistas pueden llegar a hacer, agarró su teléfono y me dijo: “Tomá, copiate todos los contactos que vos quieras de mi teléfono”. Sabemos que la agenda de un periodista es sagrada. Yo no sé cuántos años tenía, creo que 19, 20, nunca había hecho producción de nada y me dijo: “Vamos a hacer un programa de radio”. Entré a ser su productora y me daba espacio también para hablar. Me parece que eso es lo importante que, a medida que va creciendo en los medios, pueda enseñar a los que vienen y darle lugar también. Fanny hizo mucho eso.

—¿Cuál fue tu primer trabajo?

—Mi primer trabajo fue con mi abuelo, en su página web de noticias, redactando. Estuve un tiempo, creo que estuve dos años desde ese lado, y después me fui a la producción de radio, y luego pasé a la tele y seguí siendo productora y así pasito a pasito.

—¿Qué es lo que se aprende o se gana empezando de abajo?

—El funcionamiento. Las caras, las señas, los tonos de voz, el entender el trabajo del otro, entender por qué el otro está trabajando de esa forma, entender un poco más cómo funciona todo. Si entendemos qué hace un camarógrafo, qué hace un director, si entendemos qué hace un periodista, un movilero, creo que el vínculo de trabajo fluye muchísimo más.

Agostina: “Jamás sentí presión con el apellido, pero sí pensaba: ‘¿Cómo me iba a recibir el medio?’”. (@agoosbiasatti)

—¿Cuándo decidiste dedicarte al rubro de espectáculos?

—Siempre me gustó transmitir diversión a la gente, que la gente pueda por un ratito desconectar de la realidad en la que vivimos que es muy dura, y espectáculos puede ir desde recomendar una serie o una película hasta contar algún chismecito. Eso fue lo que me conectó con el espectáculo, tratar desde mi parte de comunicadora de llevar un poco de alegría a la casa.

—¿Cómo ves hoy al mundo del espectáculo en la televisión y en la radio?

—Creo que los medios hoy están en un cambio impresionante, la cantidad de plataformas que tenemos para consumir, la cantidad de medios que por suerte hay para leer, para mirar, nos han dado, a nosotros los periodistas, un nuevo paradigma de hacia dónde va. Me encanta que se le dé la oportunidad a gente joven, que haya personas que digan: “No consumo medios, pero sí series y películas”. Porque es también lo que uno, como periodista de espectáculo, puede acercarle y recomendarle. Creo que estamos en un momento en donde todos tenemos que encontrarle la vuelta de hacia dónde vamos, y el periodismo de espectáculos también ha cambiado mucho en los últimos tiempos. Antes era de una forma y ahora se tomó un poquito más de conciencia. Creo que hay mucha más empatía en los programas de espectáculos, pero donde claramente no hay empatía es en las redes sociales. Ahí hay como una diferencia muy grande en lo que son los medios, que han tomado muchísimo más conciencia y se le reclama empatía, lenguaje y comunicación, pero las redes sociales es otra cosa completamente diferente donde no hay nada de eso.

—¿Cómo te manejás con las redes y con las críticas?

—Por suerte no soy de recibir muchas críticas y si las recibo las tomo, las leo, las contesto, a no ser que sean dañinas. Me causa gracia cuando es una crítica de: “¿Quién es esta? ¿de dónde salió? Aprendé a hablar. Bajá de peso”. Con todo eso la verdad que me río, lo miro y ya está. No me molesta.

“Cuando hay una cena o un almuerzo familiar me dicen: ‘Che, Agos traete las cartas'”, contó. Crédito: Matías Arbotto.

Además de su pasión por el periodismo, Agostina tiene otro rol que ejerce con dedicación y que surgió casi por casualidad en charlas con su grupo de amigas. De esa idea nació un emprendimiento que no sólo la conecta con las personas sino que le es redituable económicamente.

—¿Qué te gustaría que la gente sepa de vos que no sabe?

—Que soy tarotista, hago limpiezas energéticas, trabajo mucho con lo que es la energía de la otra persona, hago limpiezas de hogares, todo lo que tenga que ver con ese lado esotérico. @tarotamigui es mi emprendimiento. Yo le tiraba las cartas a mis amigas, les hacía limpiezas y ellas me dijeron: “Tenés que dedicarte a esto, tenés que hacerlo, llegar a otras personas porque sos buena, pasa lo que estás diciendo”. Ahí surgió el tema de hacer un emprendimiento. Se llama “Tarotamigui”, “ami” por “amigos” en donde me podés escribir y yo te voy a tirar las cartas o hacer la limpieza o incluso hablarte como si fueses mi amiga de toda la vida y de ahí viene el juego, de que podamos tener una conversación o un vínculo como si fuésemos amigas.

—¿Les tirás las cartas a tu familia? ¿Te lo piden?

—Sí, mi familia me pide que le tire las cartas. Cuando hay una cena o un almuerzo familiar me dicen: “Che, Agos traete las cartas” o “Traete los péndulos así hacés la limpieza energética”.

—Como tarotista, ¿cómo percibís que está la energía de la sociedad argentina?

—Muy preocupada. La verdad es que las últimas siete veces, más que nada a fin de año, las últimas siete personas que atendí de tarot a todas les salió lo mismo: preocupación, preocupación más que nada por la economía. Lo que la gente más me pregunta cuando tiro las cartas es sobre amor. Es una pregunta que no falla nunca. Amor, trabajo, en ese orden, pero siempre está primero el amor y después el trabajo.

— ¿Cómo ves al país energéticamente?

—Me llamó mucho la atención que, al realizar lecturas de cartas, la mayoría de las personas estaban preocupadas por la parte económica. Me sorprendió especialmente la aparición de cartas de espadas, que en el tarot suelen asociarse con la preocupación mental, lo que nos ocupa la mente. Salían más estas cartas sobre las de oros, que representan la materialización y la riqueza. Las personas preguntaban cómo iban a sobrevivir económicamente o qué les deparaba el futuro en términos económicos.

Agostina: “Me causa gracia cuando hay una critica de “¿Quién es esta? ¿de dónde salió? Bajá de peso”. Crédito: Matías Arbotto.

—¿Se puede vivir del tarot?

—Sí, se re puede vivir del tarot.

—¿Cuánto se cobra una sesión en promedio?

—Es que es abismal la diferencia. Yo conozco gente que una limpieza energética la cobra 45 lucas, que es un montón. Es lo que vos creas que tu servicio vale, también.

—¿Alguna vez tuviste que dar una mala noticia?

—Me ha tocado dar malas noticias en el tarot, pero es depende cómo vos también lo cuentes y cómo te tomes el tarot. Por ejemplo, te puede salir que ahora, en abril, vas a tener una crisis económica, entonces obviamente podemos hacer cosas para cambiar eso, pero te preparás para eso durante febrero, marzo, y capaz que esa crisis económica la pasás más suave porque te preparaste antes.

—¿Cuál es tu mayor ambición o tu sueño?

—Hoy en día me gustaría mucho estar en un programa de streaming, por ejemplo, creo que es algo que no hice todavía, que me encantaría. Creo que es una cocina nueva por conocer y me gustaría mucho, para sumarlo. Estuve en radio, en tele, en gráfica y ahora que el streaming está a full, todavía no llegué a hacer y creo que es algo que me gustaría aprender.

—¿Qué mensaje te gustaría dejar como legado a otras generaciones?

—Creo que el mensaje para el legado es lo que mencionábamos antes: que hay que laburar mucho, estamos en un mundo muy competitivo también donde si no sos perfecto o si no tenés muchos seguidores en Instagram no entrás, pero no es así, tiene que haber lugar para todos, y hay lugar para todos. Mientras vos lo hagas con amor, lo hagas con pasión, dedicación y honestidad creo que todo puede fluir muy bien.

Segunda Generación – Agustina Biasatti

 

- Advertisement -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Te Puede Interesar...

Toda la Polémica que envuelve a Gerardo Morales

El exgobernador de Jujuy, Gerardo Morales, ha sido el centro de atención en los medios debido a los rumores...
- Advertisement -spot_img

Más artículos como éste...

- Advertisement -spot_img