21.6 C
La Plata
viernes, marzo 1, 2024

La destitución de Valery Zaluzhny inaugura una nueva fase crucial en la guerra en Ucrania

Más Noticias

Vive Noticias
Vive Noticiashttps://vive.click
Somos Vive, un multimedios digital con base en Argentina para todo el mundo. Informate, entretenete y disfruta con nosotros. ¡Viví una experiencia diferente!
Un riesgo para Zelensky serán las quejas provocadas en el ejército por el despido de un comandante muy querido (Oficina de Prensa de la Presidencia de Ucrania via AP)

“Noticia” no es la mejor palabra para describir un anuncio que se ha rumoreado durante semanas pero que nunca se ha concretado. Aun así, cuando el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, finalmente reemplazó a Valery Zaluzhny por Oleksandr Syrsky como comandante de sus fuerzas armadas, como parte de una reorganización más amplia el 8 de febrero, fue como si algo trascendental acabara de suceder.

Esto se debe en parte al papel crucial del general Zaluzhny en el valiente y contra todo pronóstico rechazo de las fuerzas rusas en los primeros días de la invasión, y a su popularidad entre sus tropas y los civiles de Ucrania. Pero el despido del general es sorprendente por otra razón más importante. Marca una fase nueva y crucial en la guerra, una fase en la que Zelensky corre el peligro de equivocarse.

Las diferencias entre el actor convertido en político y su comandante curtido en la batalla se debían en parte a la cultura y la personalidad. Después de que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero de 2022, estas diferencias carecieron de importancia; de hecho, es posible que incluso hayan sido una fortaleza. En un ejemplo inspirador de la cultura “en red” de Ucrania, cada componente de la resistencia del país se centró en su propia tarea. En lugar de ejercer un control central, Zelensky continuó actuando como un patriota en jefe, dando voz a la desafiante negativa de su nación a ceder ante la agresión de Rusia. El general Zaluzhny, que en realidad ya había estado en guerra con Rusia durante años, se centró en la lucha. Sólo cuando los ejércitos ruso y ucraniano se atrincheraron y las líneas del frente se estancaron, estas fricciones comenzaron a causar daño.

No es ningún secreto que, a medida que su relación empeoraba, los dos hombres también llegaron a diferir sobre qué hacer en el campo de batalla. Zelensky y su administración responsabilizaron al general Zaluzhny por la fallida contraofensiva del año pasado. Querían que el ejército ucraniano se preparara para nuevos ataques y lo habían estado presionando para que elaborara planes de batalla y asumiera la impopular carga de movilizar más tropas.

El general rechazó sus argumentos. Observó que su cautela tras el fracaso del asalto inicial acabó ahorrando tropas y equipos vitales. Sostuvo que no podía planificar la próxima contraofensiva a menos que supiera qué recursos tenía. Dijo que es responsabilidad de los políticos movilizar a la sociedad, y tenía razón.

No es raro que en la guerra los políticos y los soldados tengan una mala opinión unos de otros. Lo que realmente condenó la relación entre Zelensky y el general Zaluzhny fue el cambio de opinión del presidente sobre cómo la guerra determinaría el tipo de país en el que Ucrania debería convertirse.

Cuando The Economist entrevistó por primera vez a Zelensky en Kiev, pocas semanas después de la invasión, habló elocuentemente sobre cómo su país estaba luchando por su destino como una democracia inclinada a Europa. Ucrania, dijo, valora más la vida que el territorio. Más recientemente, sin embargo, la presidencia de Zelensky pasó a definirse por el objetivo de recuperar todo el territorio ocupado de Ucrania. A medida que se hizo más claro que este objetivo de guerra no podía lograrse, la impaciencia de Zelensky con su general aumentó. Él y sus funcionarios se sintieron amenazados por la popularidad del general Zaluzhny. Ésa fue una de las razones por las que intentó centralizar el poder en el recinto presidencial de Kiev.

Como el general Zaluzhny fue un héroe en Ucrania, su despido también tendrá consecuencias políticas (TIME)

Probablemente era inevitable que los tira y afloja de la política normal comenzaran a ejercer su efecto a medida que la guerra se prolongaba. Lamentablemente, la política en Ucrania no es como la política en Washington o París. Es una competencia abierta por recursos y poder, financiada por oligarcas y facciones y, en estos días, por donantes extranjeros. En Occidente las ideas suelen quedar en segundo lugar; en Ucrania, por lo general, están completamente ausentes.

En estas circunstancias, lo correcto era que el general se fuera. En una democracia las fuerzas armadas deben estar subordinadas a los políticos. La autoridad del general Zaluzhny como comandante en jefe ya se había visto fatalmente dañada por los rumores sobre su destitución. Cuanto más parecía Zelensky demasiado débil para despedirlo, más sufría también su propia autoridad. La pregunta es dónde deja eso al presidente y al nuevo alto soldado de Ucrania, el general Syrsky, quien ha sido ascendido de comandante de las fuerzas terrestres del país.

Un riesgo para Zelensky serán las quejas provocadas en el ejército por el despido de un comandante muy querido. El general Syrsky tiene fama de estar dispuesto a enfrentarse al enemigo, incluso si el coste en hombres y máquinas es alto. Es una figura divisiva que provoca fuertes reacciones entre los oficiales en servicio. Algunos elogian su profesionalismo, otros dicen que aterroriza a sus subordinados y gobierna con miedo. Es menos probable que cuestione las prioridades de su presidente. Cuando asuma el puesto más alto, tendrá que suavizar su estilo de mando y aprender a decirle la verdad al poder.

La reorganización también causará trastornos a medida que los oficiales pasen a nuevas posiciones en la cadena de mando. Es importante que estos cambios no degraden la capacidad de lucha de Ucrania. En poco tiempo, el país necesitará una nueva movilización incluso si el general Syrsky utiliza sus tropas principalmente para la defensa, como debería hacerlo, por ahora.

Como el general Zaluzhny fue un héroe en Ucrania, su despido también tendrá consecuencias políticas. La declaración de Zelensky anunciando su partida fue vaga sobre lo que hará a continuación. Quienes conocen al general no lo ven como un político nato, pero no sería el primer viejo soldado al que la promesa de poder le vuelve la cabeza. En un país como Ucrania, uno u otro oligarca sin duda lo verá como un vehículo para sus propias ambiciones. Debe mantener un sentido de humildad. Por su parte, Zelensky necesita ser lo suficientemente ilustrado para comprender que, si él y su administración intentan reprimir el descontento, dañarán la cultura política que están tratando de salvar.

La pregunta más importante es si Zelensky puede aprovechar la destitución del general Zaluzhny para reorientar su visión de la guerra. Hoy en día todavía se aferra públicamente a su promesa de que Ucrania recuperará cada centímetro de suelo ocupado por las fuerzas rusas, incluso si en privado sabe que esto no sucederá pronto, si es que sucederá. Si las fuerzas ucranianas pudieran expulsar a los invasores rusos, sería algo maravilloso. Sin embargo, a menos que cambie algo completamente inesperado, una guerra definida por territorio es una guerra que Ucrania no puede ganar.

Por lo tanto, Zelensky necesita ver esta reorganización como una oportunidad para replantear su visión de la guerra. Para mantenerse en la larga lucha que le espera, Ucrania necesita aumentar su resiliencia. En términos militares, eso significa mejor defensa aérea y artillería, y capacidad para realizar reparaciones continuas. Dada la negativa de los republicanos en el Congreso a acordar un gran paquete de armas y dinero, Ucrania necesita una capacidad interna aún mayor para producir armas, especialmente drones. En términos económicos, Ucrania necesita atraer inversiones además de ayuda, y agregar más valor a lo que exporta. En términos políticos, significa que Zelensky debería volver a dedicarse públicamente a una guerra de valores.

Ucrania saldrá victoriosa de este sangriento conflicto mientras sea un país próspero, democrático y de tendencia occidental. Su gobierno necesita un enfoque riguroso para lograr que eso suceda. En eso no debería haber diferencias entre el presidente y sus comandantes.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

 

- Advertisement -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Te Puede Interesar...

Toda la Polémica que envuelve a Gerardo Morales

El exgobernador de Jujuy, Gerardo Morales, ha sido el centro de atención en los medios debido a los rumores...
- Advertisement -spot_img

Más artículos como éste...

- Advertisement -spot_img